fbpx

Peculiaridades de la venta de las viviendas de segunda mano

seguro-alquiler-vivienda-seguros-frances-segunda-vivienda

Ante la creciente demanda de viviendas, vemos cómo cada vez más particulares ponen en venta su propiedad.

El sector inmobiliario está incrementando sus ventas a un ritmo vertiginoso. De hecho, el pasado año 2018, la venta de casas y pisos aumentó más del 10% según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística. En concreto, se trata de la cifra más alta de la última década.

Este crecimiento explica la cada vez más creciente incorporación de propiedades de segunda mano al mercado inmobiliario. Son cada vez más los particulares que optan por poner en venta su segunda vivienda o incluso la principal.

Cuando un comprador está buscando una vivienda, el primer aspecto en el que repara es en el estado de la misma. Si está equipada y preparada para entrar a vivir, si hay suficientes cuartos de baño o si cuenta con un salón comedor son algunos de los aspectos más destacados.

La compra de viviendas de nueva construcción y de segunda mano tienen algunas diferencias. Las más notorias suelen recaer en su aspecto y finalidad, pero la normativa para su venta también es diferente.

Por ejemplo, en el caso de nuevas viviendas, el estado de la casa suele ser favorable y las familias que se incorporan a la propiedad suelen hacerlo sin apenas realizar cambios. No obstante, la compra viviendas de segunda mano, muchas veces, viene acompañada de obras que aprovechan la estructura principal.

En relación a la normativa, se trata de una situación muy específica que necesita de diversos documentos para realizar la compraventa de la propiedad. No basta con los datos personales del comprador y el vendedor, sino que también se ha de presentar el histórico o memoria de la vivienda. Es decir, documentos que certifican el buen estado de la propiedad, tanto económico como para su habitabilidad.

Algunos de los documentos a tener en cuenta son:

  • DNI del comprador y vendedor.
  • La escritura de compraventa anterior.
  • El último recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).
  • Documento que certifique que la vivienda está libre de pago en la Comunidad de Propietarios (si existiera).
  • Copia de los estatutos de la Comunidad de Propietarios (si existiera).
  • Certificado de deuda pendiente, para conocer si existe deuda sobre la propiedad.
  • Certificado de eficiencia energética
  • Cédula de habitabilidad, en algunos casos.
  • Nota simple del registro de la propiedad.

 

Estos son algunos de los aspectos a tener en cuenta, pero según el tipo de vivienda y situación la documentación necesaria variará. Como veis, son muchos los factores a tener en cuenta para la venta de una vivienda de segunda mano. Por ello, es importante contar con profesionales que tengan en cuenta todos estos aspectos y facilite la compraventa de la propiedad.